Qué hacer cuando estás en problemas financieros.

Puede haber muchas cosas inciertas acerca de nuestras vidas, de nuestro futuro, etc. pero que el dinero es y será parte de ellas en mayor o menor medida, no ofrece ninguna duda al respecto. Y debido a esta dependencia que tenemos a algo que a menudo es difícil de controlar, como es el dinero, puede hacer que nos veamos inmersos en situaciones comprometidas. Uno de los posibles orígenes del problema, es que en ocasiones tardamos mucho tiempo en darnos cuenta de nuestra situación real y deberíamos analizar si tenemos un problema financiero.

Muchas y de diferente índole pueden ser las razones por las que una crisis financiera puede afectarnos, por eso, vamos a intentar establecer una serie de patrones y pautas a tener en cuenta, que podrán servirte de gran ayuda en caso de verte afectado por problemas financieros.

Trata de ver la situación en perspectiva:

Muchas veces podemos estar en problemas financieros, pero simplemente ni lo vimos venir, ni nos hemos planteado el por qué de esta situación, ya que pueden presentarse rápidamente, por sorpresa, por descuidos, o por multitud de razones.

Eso es lo primero que debemos hacer, analizar la situación e identificar en qué momento nuestra situación cambió, y cuál fue el factor que nos afectó de esa manera drástica. En ocasiones puede ser obvio, como en caso de quedarte sin trabajo, o alguna pérdida de dinero, pero en otras ocasiones es muy importante hacer una profunda y detallada autocrítica para poder conocer la raíz del problema.

Guram Tateshvili, Fundador de FinPanda tiene un muy buen consejo al respecto “toma un bolígrafo y un papel y lleva un diario sobre cambios en tus actividades o pensamientos, esto te ayudará a entender y poner en perspectiva qué tanto control estas ejerciendo sobre lo que haces”.

Si hay una razón clara, nos servirá de ayuda definirla de temporal o permanente. Por ejemplo si estamos en problemas por un caso aislado como una avería en el coche o una multa, y ese caso concreto nos ha producido el problema, o si es por algo más complejo y más permanente, como vivir con más gastos de los que realmente podemos. Si es algo concreto y temporal, el problema tendrá más fácil solución.

Analiza tu poder adquisitivo:

El poder adquisitivo, es la disponibilidad de recursos que tiene una persona para satisfacer sus necesidades materiales, es decir la diferencia entre los ingresos y los gastos. En este caso, los problemas vendrán porque nuestros gastos son mayores que los ingresos, y por tanto eso es lo que debemos controlar. Pero, ¿somos conscientes de nuestros gastos e ingresos y de cómo podemos equilibrarlos?

Una forma de analizar todo esto es, como en el caso anterior con un lápiz y un papel, preparando un documento con dos columnas, a un lado y en verde, todos nuestros posibles ingresos, y en otro en rojo, los gastos: facturas, hipotecas, cuotas de gimnasio, teléfonos, cursos, comida… de este modo seremos un poco más conscientes de que en todo se va dinero. Cuando los gastos, son mayores que los ingresos, es cuando tenemos el problema. Por lo tanto de este análisis debemos obtener una conclusión clara

Crea un plan de acciones:

Por tanto, y llegado este momento, habrá que ser humilde, sincero y dejar orgullos de lado, para empezar a eliminar gastos innecesarios. Es complicado pero esa parte depende solo de ti. Así que necesitamos crear un plan con dos variables: por un lado ver dónde podemos ahorrar, y por otro ver cómo podemos ingresar más dinero. Para ello es muy importante la sangre fría y la determinación. En este momento debes comenzar a establecer prioridades económicas y decidir qué debes recortar, aunque sean medidas impopulares. Quizás tengas que vender tu smartphone, o tu coche nuevo, porque tienen buen precio de mercado y con ello comprar algo más asequible y funcional, para dar un paso adelante. Tu debes decidir. Para igualar la ecuación también es muy bueno subir los ingresos, se creativo y encuentra la forma de ganar más dinero. Otro trabajo, actividades online, vender cosas que ya no necesitas o que puedes crear por ti mismo, pueden ser formas de aumentar los ingresos.

Analiza de nuevo la situación:

Ya tienes muy claro cuánto dinero ingresas y cuánto vas a gastar. Ahora es el momento de llevar a cabo todas esas acciones. Incluso pueden ser apoyadas pidiendo un crédito, si estamos seguros que vamos a poder devolverlo correctamente, o nos podrá llevar a una situación más desfavorable. Estas ayudas pueden ser de gran utilidad si tenemos un control de nuestras finanzas que nos permita saber con claridad el importe a solicitar y los plazos de devolución.

Organiza y planea tu calendario

Otra estrategia que te va a ayudar es marcar en un calendario las fechas y actividades que van a suponer unos ingresos extras, como puedan ser unas vacaciones en verano, regalos en Navidad, vuelta al cole de los niños en Septiembre, aniversarios, bodas…

De esta forma, teniendo presente lo que está por venir, servirá de refuerzo para tu ahorro y evitar caer en las compras más pasionales.

Márcate objetivos y compromisos

El hecho de tener una meta que alcanzar, y el haberte comprometido con algo o con alguien, te ayudará a tener ese extra de esfuerzo y compromiso que puede ser fundamental para poder seguir adelante. Tener objetivos en pareja y en familia, además de incrementar las probabilidades de éxito, también reforzará tu relación.

Por tanto podríamos indicar que una buena planificación, estrategia, fuerza de voluntad y llevar a cabo acciones, sería una buena forma de afrontar tus problemas financieros.