Radiografía del emprendedor español

España se sitúa en la cola en lo que a tasa de emprendedores se refiere (según datos de la OCDE), muy por debajo de países como Estados Unidos, México, Canadá o Australia, que lideran el ranking global. ¿A qué se debe? ¿Al miedo al fracaso? ¿A la dificultad burocrática? Sea lo que sea, el carácter emprendedor en España ha crecido más de un 100% en los últimos años, según un estudio sobre el talento emprendedor elaborado por la plataforma social LinkedIn. Esto indica que los datos están mejorando, aunque todavía estamos muy lejos de la media europea.

Puede que no estemos en la vanguardia de los emprendedores, los últimos datos arrojan que este sector va en aumento. Vamos a ver más de cerca cómo es el emprendedor español gracias al estudio realizado por Spain Startup-South Summint.

El perfil medio del emprendedor español es un hombre de 36 años, con educación universitaria, tanto en ingenierías como en ciencias sociales que en la mitad de los casos no es la primera vez que ha creado una Startup. Estos son datos que se encuentran en el Mapa del Emprendimiento 2017 de Spain Startup-South Summint.

Además, el tener una carrera universitaria es fundamental en el momento de emprender, ya que el 97% de las personas que decidieron dar el paso habían finalizado sus estudios superiores, como indica el Mapa del Emprendimiento 2017.

El estudio también arroja datos que no concuerdan con el pensamiento general: sólo el 1,5% de los emprendedores no tenía trabajo antes de empezar la aventura. Según el Mapa del Emprendimiento 2017, el 57% de los emprendedores trabajaba, el 30% ya eran emprendedores y el 10% eran estudiantes (aunque la tendencia va a la baja, ya que cada vez menos gente emprende para empezar sus andaduras en el mundo laboral).

Otro dato del estudio demuestra que el 48% de los nuevos emprendedores ya habían emprendido anteriormente, o sea que fueron recurrentes. Además, más del 25% ya había lanzado dos o más Startups. En general, se necesitan unas 2,5 personas para abrir una nueva empresa, y una de cada cinco personas que lo hacen son mujeres. En referencia al fracaso, más de la mitad de los emprendedores que vuelven a emprender fracasaron en su primer proyecto, y un 29% lo vendieron. Aunque el fracaso siempre se puede asociar con las startups, éste disminuye con más experiencia como demuestra el Mapa del Emprendimiento 2017, ya que la tendencia al fracaso baja a medida que aumenta el número de startups creadas. Por ejemplo, el fracaso de la primera startup es de el 33%, mientras que los que ya llevan cuatro startups creadas el porcentaje baja hasta el 20%.

Mirando las motivaciones de los emprendedores, se desprende del estudio que un 61% siempre lo quiso ser, un 20% se unió a un proyecto en el que creía, un 18% quiso cambiar su carrera profesional, y solamente un 1% decidió emprender porque estaba desempleado y lo quería probar. Como vemos, no cualquiera decide ser emprendedor, si no que en la mayoría de los casos es una decisión tomada a consciencia y el sueño de muchos.

En lo que se refiere a la madurez de las startups, según el Mapa del Emprendimiento 2017 la mayoría se encuentran en la fase “early” o “seed”, o sea que están en sus principios. Por ejemplo, el 55% tienen entre 1 y 3 años de vida. Si hablamos de ingresos, 3 de cada 7 factura más de 150.000€ al año (un 2% factura más de 5 millones de euros al año). En cuanto a ganancias, el 14% dice que sus cuentas presentan datos positivos.

En lo que refiere a trabajadores, la mayoría tiene entre 2 y 10 empleados. Aunque son empresas pequeñas si pensamos en grandes compañías donde trabajan miles de personas, son generadoras de empleo ya que el 87% de éstas está buscando nuevos trabajadores. Entre los perfiles más demandados se encuentran el desarrollo de software, las ventas y el marketing.

Aunque la mayoría de emprendedores son hombres (un 82% del total), la presencia de mujeres (18%) es estable y además está aumentando en los últimos años, como demuestran cifras recogidas por la ATA, Federación Nacional de trabajadores autónomos. El estudio refleja que en 2015 las mujeres representaron el 42,3% del crecimiento de autónomos. Pero aunque sean menos, el Mapa del Emprendimiento 2017 refleja que las startups lideradas por mujeres fallan menos que aquellas lideradas por hombres (un 27% contra un 59% de hombres). Esto se debe a que ellas son más conservadoras a la hora de controlar y gestionar los recursos de la startup.

¿cuáles son las ciudades donde más se emprende en España?

Analizando las ciudades con mayor tasa de emprendedores son: Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao y Sevilla. Por ejemplo, en la capital hay 141 emprendedores por cada millón de habitantes, mientras que en Castilla la Mancha es solo de 20 por millón.

Las razones por las que se emprende más en estas ciudades que en otras son múltiples, cómo por ejemplo que son lugares con una buena red de comunicaciones y transportes, tienen un mayor número de demanda con respecto a clientes potenciales, un acceso fácil y rápido a las nuevas tecnologías y que se encuentran cerca de los centros neurálgicos del sector en el que se van a desarrollar.

Además, también se considera importante el tamaño de la ciudad en el momento de emprender. Por esta razón Madrid y Barcelona se encuentran en las primeras posiciones de la tabla. Vamos a ver las cinco ciudades más al detalle:

  • Madrid: La capital destaca por su localización privilegiada y su óptima red de comunicaciones y transportes. También es el centro neurálgico multisectorial del estado, y además es una de las regiones con más poder adquisitivo de Europa, lo que ofrece una atractiva cartera de clientes potenciales al emprendedor.
  • Barcelona: Es una de las ciudades referente a nivel europeo. Su ambiente cosmopolita la hacen muy atractiva para nuevos emprendedores, y además es puntera en sectores como la industria del diseño, la moda y la creatividad. Todas estas razones convierten a la ciudad condal en un centro innovador, con nuevas empresas, universidades y centros de investigación.
  • Valencia: Con su apuesta por el sector audiovisual, se ha impulsado la economía para empresas auxiliares de la zona, pero también arrastra actividades como hoteles, restaurantes y centros de investigación.
  • Bilbao: Gracias a la colaboración del Gobierno vasco, se está apostando por la industria científica y tecnológica a través de Biobasque, iniciativa para promocionar las empresas de biociencia. Entre sus proyectos está el impulso al capital de riesgo y la financiación de la I + D + i. San Sebastián va detrás de la estela de Bilbao, con mejoras en la inversión pública, la apertura financiera y la creación de parques tecnológicos.
  • Sevilla: La capital andaluza y la comunidad autónoma están teniendo cada vez más importancia en la creación de nuevas empresas. En concreto Sevilla y Málaga se han convertido en los líderes de la región en cuanto a emprendedores se refiere. Por ejemplo, en Sevilla se apuesta por el sector de la aeronáutica, agroindustrial, TIC y energético.

¿Cuáles son los objetivos que tiene que tener en mente todo emprendedor?

Aunque depende del tipo de proyecto que se quiera hacer, como por ejemplo de la financiación disponible al principio y de la mano de obra, hay unos objetivo y metas que por lo general comunes para todos los nuevos emprendedores:

  • Planificar: Grandes metas a corto plazo no son buenas amigas porque en la mayoría de los casos no saldrá bien. Es importante tener un orden y dividir los objetivos a corto, mediano y largo plazo.
  • Definir el modelo de negocio y estrategia: Es primordial tener claro cuáles son tus principales objetivos como empresa y qué plan de acción se llevará a cabo para conseguirlos.
  • Networking: Generar una agenda con todos los eventos a los que quieres acudir, así como poder contarle de tu emprendimiento a personas que conozcas en fiestas o reuniones, te permitirá ir generando una red de contactos.
  • Ser más eficientes: Administrar mejor el tiempo permitirá hacer más cosas y llevarlas a cabo mejor.
  • No trabajar más horas de las que se debe: La eficiencia no solo tiene como objetivo hacer más cosas a lo largo de una jornada laboral, sino también lograr alcanzar las metas diarias en una cantidad de tiempo razonable. Tener vida fuera de la oficina y descansar lo necesario es imprescindible.
  • No descuidar a tu familia y amigos: Cuando eres emprendedor tienes muy poco tiempo para tus seres queridos. Sin embargo, estas personas pueden ser tu mayor motivación y soporte. Puede que tu agenda esté siempre llena, pero intenta dedicar unas horas al día con ellos, ya sea tomando un café, yendo a cenar u otras formas de ocio que te permitan desconectar.

Por lo que vemos, en general el emprendedor tiene que ser alguien que esté dispuesto a afrontar el fracaso porque en muchos casos esto se produce. Igualmente, no tiene que ser un freno ya que, como se demuestra, el intentarlo más y tener claros cuáles son los objetivos hacen que el camino al éxito esté más cerca.

También puede resultarte de interés Razones por las cuáles las mujeres brillan en los negocios