Ahorro

El método de ahorro del 50/30/20

Conseguir ahorrar, ese gran objetivo de la mayoría de las personas y que resulta tan complicado alcanzar. Obtener una estabilidad, tener un colchón económico ante imprevistos, o poder ayudar a tus seres queridos cuando lo necesiten, son algunas de las razones principales por las que buscamos el ahorro.

Según un estudio de Rastreator en 2017, casi un 70% de los españoles ahorra menos de 200€ al mes, siendo un 26% los que no consiguen ahorrar absolutamente nada. Esto muestra la dificultad que tenemos para ahorrar cantidades significativas, y por eso vamos a explicar este método, que a buen seguro te puede ayudar con la planificación y llegar a tu objetivo.

La realidad y el sentido común nos indican que la cantidad que vamos a ahorrar viene determinada por dos factores: el importe neto de dinero que ingresamos, (es decir, después de impuestos) y los gastos que realizamos. La diferencia entre ambos nos determinará el ahorro que vamos a obtener. Esta ecuación puede parecer sencilla, pero es crucial entenderla para tener éxito.

En base a esto, se plantea el método del 50/30/20, mostrando un sistema de ahorro periódico que consiste en destinar unos determinados porcentajes a las principales actividades de la vida, agrupadas en tres bloques. Una de las principales ventajas de esta forma de ahorrar, es que refleja y destina una parte a la vida social, con lo cual será más llevadero y balanceado.

Además, es un sistema de control y planificación, ya que, conociendo tus ingresos, te indica por anticipado las cantidades que puedes gastar, así como los nuevos compromisos que puedes contraer. En resumen, te hace ser consciente de tus límites antes de que los excedas.

Dicho mecanismo de ahorro está basado en el libro All Your Worth – The Ultimate Lifetime Money Plan, escrito por la Senadora estadounidense Elizabeth Warren, quien también fue Asesora especial para la Oficina de Protección Financiera del Consumidor durante la presidencia de Barack Obama. El hecho de estar escrito por una reputada experta nos puede dar una idea de los grandes conocimientos que nos puede otorgar el libro, y la utilidad de poner en práctica este método de ahorro.

A continuación, detallaremos a qué se refiere con en 50, 30 y 20 que le da nombre:

El 50%: dedicado a las obligaciones

La primera parte nos indica el porcentaje que debemos destinar a los gastos que tenemos comprometidos y que son parte de nuestra “supervivencia” diaria. Podemos decir que son nuestras necesidades más básicas, como podrían ser las siguientes:

  • Pago del alquiler o de la hipoteca: es un pago muy habitual e importante, que debemos tener siempre en cuenta. Además, puede ser un indicador de cuál debe ser la cantidad máxima que debemos hipotecarnos, que obviamente debe estar muy por debajo de ese 50% para que tengan cabida el resto de los gastos.
  • · Gastos en comida, supermercado, hogar: otro gasto que vamos a tener es la lista de la compra del súper, con la comida, productos de limpieza a higiene etc. Por lo tanto, debe estar incluido en este apartado.
  • Gastos de colegio: libros, transporte, comedores, uniformes, etc. son ejemplos de gastos habituales pertenecientes a esta categoría de ineludibles.
  • Gastos de transporte: para ir al trabajo, vehículos etc. si son fuentes de ingresos, serán incluidos en esta categoría. Si simplemente es por entretenimiento o comodidad, debes incluirlo en el 30%.

El 30% destinado a la vida social

Este es uno de los factores que hace este método más llevadero, ya que vas a destinar una parte importante en ti mismo. Pero no te excedas si quieres triunfar en tu objetivo del ahorro. En esta categoría podemos incluir los siguientes gastos:

  • Aficiones: la fotografía, videojuegos, deportes, bailes o cualquiera que sea tu afición favorita, debe ser incluida en este apartado.
  • Vacaciones: no tienen que ser necesariamente mensuales, puedes acumular lo de varios meses para tener unas vacaciones más grandes y caras en verano, por ejemplo.
  • Cenas fuera: salir a cenar y tapear es parte de nuestra cultura, pero debemos tener un control de lo que gastamos para que no nos lastren demasiado.
  • Subscripciones mensuales: tales como internet y televisión, Netflix, gimnasio, etc., deben estar bajo control para que la factura no sea muy elevada.
  • Otros caprichos: ropa de marca, un coche extra, o cualquier otra cosa extraordinaria que se te antoje, estaría incluido en este 30%.

El 20% que incrementará los ahorros

Y por fin, llegamos al objetivo: los ahorros. Podemos apartar este porcentaje desde el principio y así “no dispondremos” de ello y no lo gastaremos. Este porcentaje también puede ir destinado al pago de deudas, por ejemplo, de préstamos personales, que pueden ser de gran ayuda para obtener cantidades un poquito mayores, pero que hay que devolver después. De este modo, será más cómodo.

Se pueden ingresar en cuentas paralelas, fondos de pensiones, o incluso destinar una cantidad a pequeñas inversiones, que pueden hacer crecer la cantidad, aunque conlleve un riesgo moderado.

¿Cómo empezar el método 50/30/20?

Es verdad, tenemos muy claro los porcentajes que debemos destinar a las cosas, pero ¿sabemos a cuánto dinero se corresponde en euros? Sigue los siguientes pasos para conocer a la perfección qué cantidad podrás dedicar a cada ámbito:

  1. Conoce tus ingresos netos mensuales: tus posibles sueldos y otras fuentes de financiación, los de tu pareja si lo hacéis de forma conjunta. Tener clara la cantidad de la que dispones desde un principio es fundamental para organizarse correctamente.
  2. Calcula el presupuesto para cada categoría: si por ejemplo los ingresos mensuales son 2000€, tendrás 1000€ (el 50%) para los gastos obligatorios, 600€ (el 30%) para los deseados, y 400€ (el 20%) irán directos al ahorro.
  3. Crea un presupuesto basado en el cálculo anterior: sabiendo que dispones de 1000€ descuenta todos los gastos habituales de alimentación, transportes, etc. y sabrás cuánto puedes destinar a una hipoteca o alquiler.
  4. Sigue tu presupuesto: lo has creado a tu medida y los números no engañan. Si lo sigues sin excederte, conseguirás tu objetivo.

Esperamos que, de este modo, consigas tu objetivo del ahorro. Si te ha gustado el artículo, seguro que te parece interesante este otro, acerca de cómo ahorrar para pedir una hipoteca?

¿Alguna vez se te cayó el empaste de aquella clínica dental tan barata? ¿El secador que compraste en wallapop explotó?... Se le llama “la paradoja de la pobreza”: acabar pagando más precisamente por necesitar dinero. Las estrecheces económicas abundan La última encuesta de condiciones de vida calcul... más
En la actualidad, es muy difícil el hecho de pensar en la palabra “ahorrar”, ya que al momento que tienes un poquito de dinero en tus manos, inmediatamente, con el simple hecho de respirar, se esfuma. Ahora bien, podríamos preguntarnos si la supervivencia financiera existe en esta época, tomando en ... más