¿Cómo ahorrar para pedir una hipoteca?

Tener una vivienda en propiedad es casi un sueño para la mayoría de las personas cuando llegan a la edad adulta. Disponer de tu propio sitio para vivir, crear un hogar con tu familia y llenarlo de recuerdos suena al plan idílico que todos deseamos.

Pero, desafortunadamente, el precio de la vivienda es muy elevado por lo que, en ocasiones, supone quebraderos de cabeza el hecho de encontrar el dinero suficiente para afrontar su pago, y el de todos los gastos derivados.

Así que, la forma más habitual de conseguir la casa de nuestros sueños es pedir una hipoteca al banco, y este proceso no es tan fácil como nos gustaría. Esto es debido a que los bancos, solo suelen otorgar una cantidad que cubre hasta el 80% del valor de tasación del inmueble. Como además vienen implícitos los gastos relacionados con la compraventa y las escrituras de la vivienda, esto va a suponer otro incremento de aproximadamente un 10%. Por lo tanto, si sumamos el importe que el banco no cubre, a los gastos relacionados, nos encontramos con que se necesita tener en torno a un 30% del valor total, para empezar la aventura. Para entenderlo de una forma más clara, si queremos comprar una vivienda de 150000€ (un valor de lo más habitual en nuestros días) debemos disponer de 45000€ correspondientes a ese 30% para poder comenzar con los trámites. Incluso en valores mucho más pequeños, como sería una casa de 60000€, seguiríamos necesitando unos 18000€, cantidades muy elevadas que nos dificultan el acceso a nuestros sueños.

Tener en cuenta cuánto dinero necesitamos es un paso fundamental, por eso, hoy queremos ayudarte con una serie de pautas y consejos para que consigas ahorrar y puedas pedir una hipoteca y te puedas comprar una casa.

Comienza analizando tu contexto actual

Para poder pedir un préstamo hipotecario, vamos a necesitar una cantidad bastante grande, ya que solo nos ofrecerán el 80% del valor de la vivienda y, por tanto, no va a ser algo rápido ni sencillo, sino que es un proceso que necesita disciplina, planificación, y sobre todo hacer muchas cuentas. Si somos malos con los números, podría ser inteligente pedir ayuda a alguien que se le de bien, no necesariamente ser un experto, pero sí alguien que al menos sea capaz de efectuar y entender bien las operaciones y cómo funcionan los bancos, así nos ayudará a entender lo que necesitamos para pedir una hipoteca.

Debes analizar tu situación para entender tu punto de partida, y a partir de ahí tomar las decisiones que sean oportunas para cumplir tu objetivo. Lo primero que debes tener en cuenta son tus ahorros actuales, y después tus ingresos y tus gastos. Observa cuánto dinero tienes ahorrado, y cuál es tu capacidad de ahorro al mes. Una vez que tengas estos datos, sabrás cuánto tiempo vas a necesitar para conseguir el objetivo. Si por ejemplo tienes 12000€ ahorrados, tus ingresos son 1500€ al mes, y tus gastos son 1000€, necesitarías un año para alcanzar los 18 mil euros que hacen falta para la hipoteca de 60 mil euros. Este es solo un ejemplo, que muestra una realidad muy habitual, y es que tenemos que realizar acciones y planes para conseguir la financiación.

Si aparece alguna oportunidad de mercado, y falta una pequeña cantidad, puede ser interesante pedir un préstamo rápido, que sin duda nos ayudará a aprovecharnos de la oportunidad, y tener el dinero extra en pocas horas.

Trata de incrementar tus ingresos

Este va a ser el factor más importante a la hora de prosperar. No es algo que nos guste admitir, pero seamos sinceros, la mayoría de nuestros sueldos no son muy elevados, y por mucho que nos apretemos el cinturón para intentar ahorrar y reducir gastos, los ahorros siguen sin ser suficientes. Por eso la mejor estrategia es el contrataque, y directamente intentar ganar más dinero. ¿Cómo? Lo más inmediato puede ser que trates de hacer horas extra en el trabajo para ganar más, o vender cosas que te pertenezcan y que ya no necesitas, como pueda ser ropa o aparatos tecnológicos. Aquí cualquier idea que se te ocurra y por la que le gente esté dispuesta a pagar, es bienvenida y va a ayudar a la causa de pedir una hipoteca para comprar una vivienda.

Procura reducir gastos superfluos

Vamos a necesitar establecer unas prioridades, y decidir en qué cosas debemos dejar de gastar. Recuerda que no es algo definitivo, ni tiene que ser completamente drástico, pero quizás en vez de gastar 300€ al mes en vida social, saliendo 6 veces, puedes gastar mensualmente 100€ saliendo 4 de una forma más humilde, e incrementar en 200 euros los ahorros.

Suscripciones mensuales como gimnasios y otros servicios que usamos poco o nada, serán los primeros candidatos a desaparecer, mientras estemos ahorrando. Tu capacidad de análisis y de establecer prioridades, será clave en este momento. Es duro, pero te llevará a tu objetivo.

Ejecuta métodos y rutinas de ahorro

Una de las formas de garantizar el ahorro, es mediante métodos y rutinas, que están bien estructurados e ideados para cumplir su propósito. Hay multitud de estrategias, desde evitando pequeñas trampas diarias como en comprar en supermercados y a efectuar en casa, o crearte un plan de ahorro que funciona. Pero también es interesante probar métodos de ahorro activos, que son realmente efectivos. Veamos algunos ejemplos de estos métodos:

· Regla del 50-30-20: que establece porcentajes que debes destinar a cada actividad de tu vida, incluido ese 20 que sería el porcentaje destinado al ahorro.

· El método de “las vueltas”: también funciona mejor de lo que creemos, paga en efectivo y guarda el redondeo, tanto como te puedas permitir. Guarda en una hucha las monedas, o redondea a 5€ o a 10€ de cada pago que realices y de este modo.

· El método de las semanas: quizás no sea el más rápido para este propósito, pero es efectivo. Ahorrando 1€ en la semana 1, 2€ en la semana 2, y así sucesivamente hasta la semana 52 en la que se ahorrarían 52€, se consiguen 1378€ en un año. Sigue esta lógica y confecciónate tu propio plan de ahorro que se adapte a lo que tienes y a lo que necesitas.