Cómo saber si tengo deudas pendientes?


Según la RAE, el diccionario oficial de la lengua española, una deuda es la obligación que alguien tiene de realizar un pago, satisfacer o reintegrar a otra persona algo, por lo general, dinero. Y en este tipo de deuda pendiente, la económica, es en la que nos vamos a centrar, tratando de dar información con datos al respecto en este artículo.

Muchas pueden ser las causas por las que uno puede contar con deber dinero, y de hecho es algo habitual e incluso necesario para enfrentarnos al pago de cantidades elevadas y que de otro modo no podríamos acceder, como puede ser mediante préstamos e hipotecas.

El problema radica cuando, estos débitos no son solventados a tiempo, y se transforman en impagos. Consultar si nosotros mismos o nuestra empresa pertenece a algun listado de morosos es un paso fundamental. Entonces para comprender mejor la diferencia entre las deudas "buenas" y las "malas" vamos a hablar a continuación sobre los tipos de deudas.

¿Cómo saber si tengo deudas pendientes?

Como norma general, si tienes impagos lo sabes porque tienes que lidiar con ellos, y a menudo recibirás notificaciones por correo. Pero existen ocasiones en las que no es así, y solo se conoce de la situación cuando te bloquea algún proceso el hecho de tenerlas.

Por eso, es muy importante estar informado de la situación financiera, estar al corriente de pago y conocer dónde es posible consultarlo. Normalmente, está vinculado a las entidades que gestionan estas listas o ficheros de morosos. A continuación, detallamos las principales lista de consulta y otras entidades:

Con tus entidades bancarias

En primer lugar, se debe contactar con tu propio banco o bancos, ya que ellos van a estar al corriente de si tienes algún recibo devuelto y de tu situación financiera general. No siempre van a estar al tanto de tus otros problemas crediticios así que es posible que necesites contactar otros organismos con presencia en internet.

Con ASNEF

Es, posiblemente, el mayor registro de personas que presentan impagos. Corresponde a la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF). Es la primera opción a consultar tras los bancos, ya que es la lista más habitual, y es posible obtener información a través de la página web, mediante email o por correo postal convencional. Con proporcionar tu identificación personal, o de la empresa (NIF o CIF) puede ser suficiente. No podremos disfrutar de una vida crediticia sana y completa y formamos parte de este listado. Si está interesado en este tema, lea sobre cómo consultar ASNEF aquí.

Con Experian

Es el organismo que cuenta con otros tres de los llamados ficheros de solvencia, que son EL CIREX, BADEXGUG e INFODEUDA, similares listas de este tipo. Para consultar si estás en la lista y pedir información, el proceso será mediante un formulario específico con tus datos que deberás enviar junto a una copia del DNI a sus direcciones de correo electrónico o postales específicas.

Con RAI

Este caso será de especial interés para descubiertos relativos a empresas o autónomos. Se refiere al Registro de Actividades Impagadas (RAI). Se debe pagar para utilizar estos servicios de consulta, además de ser parte de la empresa. En principio, no está pensado para que tú lo consultes y son los acreedores los que lo consultan, en vez de los endeudados.

Con la CIRBE

Es la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE), y va a diferir de los anteriores en que no es un fichero de morosos, sino que es una base de datos con información sobre muchas de las actividades financieras dudosas. Para pertenecer a dicha base de datos, con estar inmerso en alguna actividad con riesgo como ser avalista será suficiente. La forma de consultar sus servicios debe ser por correo, o de forma presencial, complementando con la documentación que exigen en su propia pagina web.

¿Cómo puedo saber si tengo deuda en un banco?

En primer lugar, como es lógico, se debe contactar con tu propio banco o bancos, si es que dispones de varios, ya que ellos van a estar al corriente de pago, o de si tienes algún recibo devuelto y tu situación financiera general. No siempre van a estar al tanto de tus otras deudas, como las contraídas con la Agencia Tributaria por ejemplo, así que es posible que necesites contactar otros organismos para saber que estas completamente libre de pagos.

Es posible enfrentarse a impagos con ellos, por hipotecas (puedes ver aquí, como encontrar la mejor opción), por solicitar un préstamo y no devolverlo dentro de los días de plazo de devolución acordados, o no pagar algún otro servicio del que seamos cliente. Pero al fin y al cabo todo acaba en deudas pendientes.

¿Cómo saber si tienes deudas pendientes con Hacienda?

Para realizar la consulta de deudas en hacienda, debes visitar la página web de la Agencia Tributaria de España. Como norma general ellos se van a poner en contacto contigo mediante una carta certificada, que te avisará o comunicará cual es el problema. Si se está produciendo algún impago y las consecuencias que puede tener, en forma de sanciones o embargo.

Certificado digital

Es la forma más sencilla de comprobarlo, ya que de este modo es inmediato. Mediante este método puedes a la información, se conocerán los datos y detalles e incluso se puede abonar el déficit.

De forma presencial

Será en casos donde la deuda es firme. Para ello habrá que pedir cita previa en la propia web, donde informarán y avisarán de los pasos a cumplir para solucionar el problema y cumplimentar el pago.

Por internet

Mediante el enlace https://www.agenciatributaria.gob.es/ , podrás entrar en el apartado “consulta tu deuda” dentro de los trámites destacados, y tras identificarte aparecerá la información que desea. Si se está a la orden del día podrá incluso aparecer el mensaje “no existen deudas”.

¿Cómo saber si tienes deudas con la Seguridad Social?

Este tipo de obligación con la Seguridad Social es muy importante, porque va a repercutir directamente en las prestaciones a las que pretendas acceder, como puedan ser el paro o la jubilación.

Para saber si tienes deudas en la Seguridad Social, lo primero que se necesita es tener el número de afiliación NAF. Una vez que tienes el NAF y el certificado pertinente digital, deberás acceder a través de la sede electrónica, donde podrás comprobar, consultando con tus datos personales, cual es tu situación. Además es posible realizar todas las acciones pertinentes en caso de que fueran necesarias, como realizar el pago.

Tipos de deudas

Conviene enfrentarse a las deudas, con inteligencia, sabiendo exactamente lo que son, para no permitir que sean más fuertes que nuestros ingresos. Para lograr dicho objetivo, hay que saber de qué tipo son, y es fundamental conocer bien los siguientes aspectos:

Dependiendo del emisor

Esto significa, quién es la persona o entidad que la emite. Y pueden ser de dos tipos:

  • Pública: es la que mantiene el estado.
  • Privada: pertenece al resto de deudas, para cualquier persona o entidad.

Dependiendo de la calidad crediticia

En este caso, el indicador de la calidad va a ser el riesgo que la operación conlleva, basado en función del momento en quien haya realizado el pago de la inversión pueda recuperar su dinero. Ordenadas de menor a mayor riesgo, y sin entrar en detalles más allá de su clasificación, podemos encontrar las siguientes categorías.

  • Deuda senior secured.
  • Deuda senior.
  • Deuda Subordinada.
  • Deuda híbrida.
  • Acciones.
  • Deuda bancaria.
  • Deuda corporativa

Dependiendo de la finalidad

El proceso de transformación de una deuda en un activo financiero es lo que se denomina la titulación de una deuda. Para poder aprovecharnos de las deudas, y que nos ayuden a crecer, pero de una forma sana y asumible económicamente, debemos tener en cuenta el origen:

  • Deudas de apalancamiento: puede servir como hemos comentado anteriormente, para un desarrollo y crecimiento. En este tipo se incluyen las inversiones, y por tanto puede ser utilizada para conseguir un rédito.
  • Deudas de hormiga: son muy habituales, porque son las que se van generando poco a poco por una falta de control de las finanzas. Suelen ser pequeños gastos que acaban incurriendo en impagos.
  • Deudas ficcionales: también es muy habitual, y viene marcada por los deseos de vivir mejor de lo que realmente podemos permitirnos. Hipotecarnos por una cantidad mayor de lo que nuestros ingresos nos marcan, conlleva a esta situación donde el pago obligatorio suele superar los ingresos.
  • Deudas de subsistencia: es la que se solyouicita para cubrir necesidades básicas. Es la correspondiente a campos como vivienda, comida o la propia salud, sin destinar nada a caprichos o actividades superfluas.

Ahora que conocemos de una forma básica los tipos, se nos pueden seguir planteando las siguientes dudas.