Tips para solicitar un préstamo personal

Consejos para solicitar un préstamo personal

En estos tiempos que corren, no es extraño que nuestra economía se encuentre al límite y tengamos que hacer verdaderos malabares para que nuestras cuentas encajen. La letra de la vivienda o del coche, la luz que no para de subir, el colegio de los niños y que en general las cosas son cada vez más caras, hacen que llegar a fin de mes en buenas condiciones sea una misión muy complicada.

Dadas las circunstancias, el ahorro se ha convertido en un bien preciado y cada vez más escaso, al que multitud de españoles han tenido que recurrir para cubrir imprevistos, compras, caprichos y otro tipo de gastos habituales. No es la primera vez que hablamos de esto, y en otra ocasión ya te hemos dado ciertos consejos sobre Cómo ahorrar para Cómo ahorrar para pedir una hipoteca, así que si estás pensando en comprarte una casa pero las cuentas no te llegan, no dudes en echar un vistazo al artículo antes de ir al banco.

Pero, por norma más habitual y a la que más gente afecta, son los gastos en la vida diaria los que más castigan. Esos euros que nos faltan a final de mes y que nos obligan a renunciar a muchas cosas que no tenemos opción de hacer. Es ahí donde entran en escena los préstamos personales, que pueden servir de gran ayuda a la hora de obtener un producto caro, que de otro modo no podríamos conseguir. Por otra parte, los préstamos son productos relativamente complejos, que conllevan obligaciones y compromisos, con lo que conviene conocerlos bien antes de solicitarlo. Para ello, vamos a indicarte una serie de consejos a tener en cuenta a la hora de solicitar un préstamo personal:

Estudia tu situación financiera

Porque para tomar una importante decisión financiera como es un préstamo personal, al igual que en otras muchas situaciones de la vida, no debemos empezar la casa por el tejado. Por lo tanto, el comienzo debe ser darnos cuenta de la situación en la que nos encontramos. Hacer un análisis de todos nuestros ingresos y compararlos con nuestros gastos, para obtener un balance, nos puede dar una idea aproximada de la liquidez que tenemos que será fundamental para pagar las cuotas de los préstamos. Y no solo a la hora de pagar, las opciones de obtener financiación se irán reduciendo cuanto menor sea esa liquidez, ya que es uno de los criterios que tienen en cuenta a la hora de conceder un préstamo personal.

Como conclusión, conociendo nuestro balance mensual de gastos e ingresos, tendremos una idea clara de lo que será nuestra liquidez, que nos indicará la cantidad máxima por la que deberíamos hipotecarnos.

Solicita la cantidad que necesites

Otro consejo básico pero importante es ajustar la cantidad a lo que realmente necesitas. Hace relativamente poco tiempo, las entidades bancarias tenían la costumbre de animarte a solicitar más dinero para irte de vacaciones, o cambiar la cocina, etc., y al final se acaba solicitando más de lo que uno puede permitirse. Los préstamos personales se convierten en obligaciones de pago, y por lo tanto cuanto mayor sea la cantidad que solicites, más dinero tendrás que devolver cada mes. Además, debemos tener en cuenta los intereses que también afectarán al total de la devolución.

Compara alternativas

Hoy en día tenemos multitud de posibilidades para cualquier producto o servicio que podamos necesitar, y el sector de los préstamos personales no es una excepción. Existe una gran oferta de prestamistas y entidades que tienen capacidad de proporcionar tu financiación y cada uno de ellos puede ofrecer unas características diferentes. Este proceso habitualmente requiere mucho tiempo, pero para convertirlo en algo rápido, sencillo, con pocos requisitos y eficiente existen comparadores que te encontrarán el mejor préstamo inmediato de forma gratuita y sin que tengas que hacer más que un sencillo formulario a través de internet, en su sitio web con tu correo electrónico y continuar con el proceso.

Además, uno de los servicios que es aconsejable tener en cuenta la tarjeta de crédito como una forma de conseguir el dinero que alguien puede necesitar. Si bien, los tipos de interés pueden ser un poco superiores en forma de comisiones, y las condición inicial para conseguirla puede ser más dura para alguna persona, son alternativas a pedir un préstamo y harán que puedas hacer frente. Si te interesa este tema, seguro que te gustará leer esta comparativa entre tarjetas de crédito y préstamos.

Lee la letra pequeña

Observa cuidadosamente las cláusulas, así como los requisitos exigidos, ya que, si no los cumples, es muy posible que la financiación sea denegada. Además, para averiguar lo caro que puede llegar a ser en un préstamo, fíjate y ten cuidado con la TAE (Tasa Anual Equivalente), parámetro que abarca todos los costes del préstamo, y te dará una visión más realista de lo que puede llegar a costar en total y evitar sorpresas. Por suerte, todo lo relativo esta información viene detallado en el sitio web de las entidades financieras correspondientes, así que la letra pequeña no será ningun problema.

Paga puntualmente el préstamo

Pagar de una forma puntual es uno de los requisitos fundamentales en el mercado de préstamos, ya que existen cláusulas que penalizan seriamente estos retrasos. Si ves que se acerca la fecha de pago y no puedes realizarlo, simplemente comunícaselo al prestamista, expón tus problemas y haz preguntas, ya que a buen seguro podréis obtener acuerdos que serán más beneficiosos que la sanción por impago de las deudas. Extensiones de la fecha, o fracciones del pago son algunas de las posibilidades que a veces ofrecen para evitar problemas acarreados por los intereses de demora.

Elige plazos cortos en los préstamos personales

Como forma habitual, los intereses van relacionados a un período de tiempo, y por lo tanto a mayor tiempo de devolución, mas incremento de las cantidades totales a pagar. Asegúrate de buscar un equilibrio entre ese tiempo y la cantidad a pagar, de modo de que estés seguro de que puedas devolverla a tiempo, sin que sea demasiado tiempo para que los intereses la hagan crecer considerablemente.

Escoge prestamistas fiables

Otra de las recomendaciones, es que te asegures de que la entidad ofrece garantías de seguridad, tanto de datos como de pagos, además de que verifiquen todos los procesos. Además, no tengas en cuenta a prestamistas privados que aparecen en cualquier parte en internet, diciendo que te van a dar todo lo que necesites, que te pueden financiar tu proyecto, pero tú tienes que pagar dinero por adelantado, es muy probable que sean estafas y por lo tanto un motivo de desconfianza. Aunque depierten tu interés, no caigas en la trampa, existe una posibilidad muy grande de que esas ofertas acaben con quebraderos de cabeza.

Si te interesa el tema de ahorrar, no te pierdas este post sobre 5 libros que cambiarán tu manera de ahorrar.